Un soplo de esperanza, nace la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI)

Ayer, martes 3 de diciembre de 2014, experimenté un gran soplo de esperanza. Asistí al I Encuentro sobre activismo, prensa y libertad de información de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) y comprobé que lo que pienso no es tan descabellado como creía, sino que es una realidad que muchas otras personas también comparten. Me refiero, en este caso, a cuando pensamos que nosotros somos los únicos que creemos que España se está convirtiendo en una seudodictadura, retrocediendo a una velocidad de vértigo a épocas pasadas donde no tenían cabida los derechos humanos.

Manuel Sánchez de Diego (UCM), Agustín Yanel (FeSP), Mirentxu Mariño (20 Minutos), Juan Luís Sánchez (eldiario.es) y Darío Adanti (Revista Mongolia)

Sin embargo, no todo fue negativismo y protesta social. Uno de los principales mensajes fue el de que aún se puede hacer algo, porque la unión hace la fuerza. De ahí la creación de la PDLI, una plataforma que está abierta a todo aquel que quiera luchar contra los ataques a la libertad de expresión.  Pero, ¿cuál es el objetivo de esta organización? Principalmente el de “rastrear, catalogar y mapear los puntos de coacción de la libertad de expresión”, según su propia presidenta, Virginia P. Alonso (@ ).

Virginia P.Alonso, presidenta de la PDLI

El acto de presentación de la PDLI consistió, primeramente, en la contextualización del momento que vivimos en España, en cuanto a libertades se refiere. La Ley de Seguridad Ciudadana, ha sido uno de los puntos que se han puesto sobre la mesa para denunciar el peligro que corren nuestros derechos y libertades. Tal es así que el director jurídico de la PDLI, Carlos Sánchez Almeida (@bufetalmeida), advierte de que se aplicarán “normas contra la libertad de expresión (…), normas para acotar derechos ya limitados en la Constitución Española”. Esta ley tambaleará las bases democráticas, muestra de ello es que “nunca había ocurrido en democracia la prohibición de hacer fotografías a antidisturbios”. El derecho a reunión y manifestación parece estar en peligro y, por tanto, el derecho a la libertad de expresión, de ahí la importancia de adelantarse a los acontecimientos y actuar para prevenir la privación de derechos tan fundamentales y democráticos como este.

Carlos Sánchez Almeida, director jurídico de la PDLI

Han sido varios los casos de amenazas contra la libertad de expresión presentados, ya no solo en el sector mediático sino en otros como el de las organizaciones de consumidores y movimientos sociales. Sin embargo, la sociedad de a pie podemos denunciar injusticias con nuestros propios medios, los cuales debemos explotar. Ya que, como bien ha dicho Stèphane M. Grueso (@fanetin) “si no hubiera vídeos, la verdad judicial hubiera sido otra”.

Stéphane M. Grueso, tesorero y responsable de la formación de la PDLI

La calidad de la democracia española también ha sido uno de los puntos de debate. Lo cual no es de extrañar al ver el desgaste democrático que supondría la Ley de Seguridad Ciudadana. Y es que, como bien ha asegurado Manuel Sánchez de Diego (Profesor de Derecho Constitucional de la UCM), “la prueba del algodón de las democracias es la calidad de la libertad de expresión” y España no parece que vaya superarla.

Manuel Sanchez de Diego, profesor de Derecho Constitucional de la UCM

De hecho, me he dado cuenta de que nos están haciendo creer que España cuenta con leyes de medios que garantizan el pleno derecho de la información, sin embargo, no es totalmente cierto. Como ha explicado Agustín Yanel (secretario general de FeSP), si vemos más allá de nuestras fronteras, que falta nos hace, “hay países en Latinoamérica que nos están dando lecciones como Uruguay, Bolivia y Ecuador”. Lo cual demuestra que la información que nos llega de medios nacionales sobre Latinoamérica no es siempre del todo real y, en muchos casos, es incluso demasiado oficializada.

Agustin Yanel, secretario general de la FeSP

Por su parte, Juan Luís Sánchez (@juanlusanchez) – subdirector de eldiario.es y responsable de información de la PDLI- ha optado por hacer dos grandes propuestas de cambio en el ámbito periodístico. Por un lado, crear un nuevo ecosistema de la información en el que el periodista no deba favores a nadie por el simple hecho de recibir una información. De modo que las fuentes oficiales sean las que ofrezcan, sin oposición, la información al periodista. Y, en segundo lugar, ha remarcado la necesidad del periodista de empatizar con el resto de ciudadanos y no tomarlos como competidores cuando estos comparten o publican informaciones.

Juan Luís Sánchez, subdirector de eldiario.es

El humor también parece estar en conflicto con lo que los gobiernos consideran libertad de expresión. Una de las causas estaría en la interpretación que los gobiernos han hecho de este derecho. Ya que los gobiernos no parece que entiendan, en su totalidad, el derecho a la libertad de expresión cuando se trata de censurar publicaciones. Esta fue una de las reivindicaciones de Darío Adanti (@darioadanti ) de la Revista Mongolia, quien explico las restricciones que desde las instituciones y sus representantes se les presentan al publicar ciertos contenidos. Todo ello a pesar de que sean contenidos puramente humorísticos, aunque a veces lleguen a rozar la realidad tan disparatada que vivimos en España, el gran país de pandereta. De Darío Adanti me quedo con la idea de que “el humor es como el sadomasoquismo, ambas partes obtienen beneficio y si no te gusta no juegues“; así es, si no te gusta no lo leas porque es ficción, no realidad.

Darío Adanti, cofundador de la Revista Mongolia

Una vez salí del acto me pregunté: “Si al gobierno no le importa lo que digan sus ciudadanos, véase el caso del 15M, y lo único que quiere es que no les molestemos, véase la planteada Ley de Seguridad Ciudadana, ¿qué podemos hacer? ¿Cómo podemos combatir la impotencia de no ser escuchados? Y horas después, en la media hora de tren a casa, llegué a la conclusión de que peor es quedarse callado mientras piensas que eres el único que teme por sus derechos. Y, por eso mismo, creo que debemos apoyar la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información, porque solo juntos podremos vencer al miedo de ser multados/detenidos por expresar nuestras ideas.

Deja un comentario