DATOS, De Política, Lo más leído

Ley Mordaza: la desobediencia pasa de infracción leve a grave con hasta 30.000 euros de multa

  • Las reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas serán consideradas sanciones muy graves con multa de 30.001 a 600.000 euros.
  • Los actos de desobediencia o resistencia a la autoridad han pasado de ser una infracción leve (en la Ley Orgánica 1/1992) a una infracción grave de 601 a 30.000 euros de multa (en la Ley Orgánica 4/2015).
  • La perturbación durante una manifestación frente al Senado o el Congreso llevará consigo la multa de 601 a 30.000 euros
  • Las faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad supondrán una multa de 100 a 600 euros
Fuente: lainformacion.com

A partir de este miércoles, 1 de julio, España contará con una nueva Ley de Seguridad Ciudadana, la también denominada Ley Mordaza. Esta ley endurece las infracciones y sus correspondientes multas. Es el caso de los actos de desobediencia o resistencia a la autoridad que han pasado de ser una infracción leve (en la Ley Orgánica 1/1992) a una infracción grave de 30.001 a 600.000 euros de multa (en la Ley Orgánica 4/2015).

La Ley Orgánica 4/2015 de protección de la seguridad ciudadana toma como referente la Ley Orgánica 1/1992 sobre Protección de la Seguridad Ciudadana. Y, si se atiende a ambas leyes, encontramos que lo que antes eran sanciones graves, ahora son sanciones muy graves. Pero, ¿qué supone esto? Supone que la cuantía de la multa a pagar sea mayor.

En esta ley se han incluido como infracciones que atentan gravemente contra la seguridad ciudadana: las reuniones o manifestaciones prohibidas en lugares que tengan la condición de infraestructuras e instalaciones en las que se prestan servicios básicos para la comunidad y los actos de intrusión en éstas, cuando se ocasione un riesgo para las personas; la proyección de haces de luz sobre los conductores o pilotos de medios de transporte con riesgo de provocar un accidente, o la celebración de espectáculos públicos o actividades recreativas a pesar de la prohibición o suspensión acordada por la autoridad por razones de seguridad, entre otras.

INFRACCIONES MUY GRAVES (con multa de 30.001 a 600.000 euros)

Un ejemplo es el caso de las reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas que en la ley de 1992 eran sanciones graves, y podrían ser consideradas muy graves. Sin embargo, en la ley que se aprobará el próximo 1 de julio las reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas serán consideradas, únicamente, como sanciones muy graves con multa de 30.001 a 600.000 euros en lugar de una multa correspondiente a sanción grave (de 601 a 30.000 euros).

Otra de las infracciones muy graves será la proyección de haces de luz sobre los pilotos o conductores de medios de transporte que puedan deslumbrarles o distraer su atención y provocar accidentes. Esta, en cambio, no aparecía en la ley de 1992 y ha aparecido de nuevas en la actual ley de seguridad ciudadana como una infracción muy grave.

INFRACCIONES GRAVES (con multa de 601 a 30.000 euros)

El número de infracciones graves aumenta de 15 en la ley de 1992 a 23 en la ley que será aprobada el 1 de julio de 2015. Por tanto, nos encontramos con que habrá más casos de infracción grave que hace 23 años.

Mientras la ley de 1992 consideraba una infracción leve la desobediencia o la resistencia a la autoridad, ahora, en 2015, será considerada una infracción grave. Por lo que los españoles tendrán que pagar una sanción grave, que no leve, de 601 a 30.000 euros si ejercen la desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación.

Con la nueva ley también se considerará una infracción grave el nuevo supuesto de perturbación durante una manifestación frente al Senado o el Congreso de los Diputados. Concretamente, los españoles deberán pagar de 601 a 30.000 euros si ejercen la perturbación grave de la seguridad ciudadana que se produzca con ocasión de reuniones o manifestaciones frente a las sedes del Congreso de los Diputados, el Senado y las asambleas legislativas de las comunidades autónomas, aunque no estuvieran reunidas, cuando no constituya infracción penal.

Durante, por ejemplo, un deshaucio los que traten de impedir el ejercicio legítimo de las funciones de los policías y resto de funcionarios serán penalizados con una sanción grave y su multa correspondiente. Ya que se penalizarán como infracción grave los actos de obstrucción que pretendan impedir a cualquier autoridad, empleado público o corporación oficial el ejercicio legítimo de sus funciones, el cumplimiento o la ejecución de acuerdos o resoluciones administrativas o judiciales, siempre que se produzcan al margen de los procedimientos legalmente establecidos y no sean constitutivos de delito.

La libertad de prensa también queda en entredicho con otra nueva infracción grave, la que limita el uso de imágenes en las que aparezcan miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Podrán ser multados con hasta 30.000 euros aquellos que hagan un uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto al derecho fundamental a la información

INFRACCIONES LEVES (con multa de 100 a 600 euros)

Las infracciones leves pasan de ser 10 en la ley de 1992 a 17 en la de 2015. Entre los nuevos casos de infracción leve se encuentran las faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad, cuando estas conductas no sean constitutivas de infracción penal.

Acciones como la que hizo Greenpeace subiéndose al edificio de Plaza España en Madrid para colgar una pancarta contra esta misma ley serán consideradas infracciones leves. O al menos así lo expresa la propia ley que sanciona el escalamiento de edificios o monumentos sin autorización cuando exista un riesgo cierto de que se ocasionen daños a las personas o a los bienes. Un supuesto este muy de actualidad, al igual que el de la remoción de vallas, encintados u otros elementos fijos o móviles colocados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para delimitar perímetros de seguridad, aun con carácter preventivo, cuando no constituya infracción grave.

    

Fuente: Greenpeace España 

APROBACIÓN ENTRE CRÍTICAS

Esta nueva ley de seguridad ciudadana entrará en vigor el próximo 1 de julio de 2015, salvo la disposición final primera, que entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado». Sin embargo, su aprobación no ha evitado las críticas por parte de organizaciones internacionales como la ONU o Aministía Internacional quien la califica de “reforma legislativa que pone en riesgo la libertad de información y la protesta pacífica”.

Una vez conocida su entrada en vigor, la respuesta de varias asociaciones ha sido la de lanzar un comunicado común dirigido a todos los españoles para que se posicionen “desobedeciendo activamente a estas leyes injustas” y difundan dicho comunicado para mostrar el “rechazo” la denominada ley mordaza. Así como también las acciones de protesta, organizadas por No Somos Delito que tendrán lugar esta tarde por toda España.

2 Comments on “Ley Mordaza: la desobediencia pasa de infracción leve a grave con hasta 30.000 euros de multa

  1. LIBERTAD DE EXPRESION

    “Pobre voz confinada a ser oída en la nada”

    Voces encadenadas
    a silencio tan cruento,
    las almas condenadas,
    el callar es tormento.

    Obrar con libertad,
    garantía majestad,
    libertad de expresión,
    sueño de mí Nación.

    Obstruye el pensamiento
    la maldita censura,
    limita el intelecto,
    es del diablo su hechura.

    El miedo paraliza,
    el cerebro agoniza,
    pobres hombres silentes,
    todos son insipientes.

    Dictadura en la cumbre,
    ya se hizo costumbre,
    legislando se abraza
    la pinche “ley mordaza”.

    Prohibir información,
    cegar puntos de vista,
    la perversa intención
    de “estadistas” fascistas.

    Que la boca cerremos,
    quieren esos cabrones,
    que dientes apretemos,
    “chitón” a las razones.

    ¿Expresarte? . . . ¡jamás!,
    nada puedes decir,
    tal vez se escuchen más
    tus quejas al morir.

    El yugo del bozal
    llegó a la yugular,
    si te impiden hablar
    las ideas desangrar.

    Mas, el ser de conciencia
    no lo permitirá,
    pues perdiendo su esencia,
    a servil llegará.

    Un pueblo sometido
    siempre será vencido,
    represión del gobierno
    ¡mandémosla al averno!

    Venturoso aquel día,
    en que, sin cobardía,
    usemos la palabra
    sin censura macabra.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, Distrito Federal . . .
    Reg. SEP Indautor No. 03-2008-101313351700-01

Deja un comentario