ANÁLISIS

El Procés, en procés?

proces
proces
En los minutos previos a la apertura de un colegio electoral del referéndum del 1 de octubre de 2017

El procés está en proceso. Lo que no sabemos es si en un proceso de rehabilitación o de desaparición. Lo único que se presupone es que Puigdemont ha propuesto “suspender durante unas semanas la declaración de independencia para entrar en una etapa de diálogo”.

Pero, ¿qué interpretación tienen las palabras de Puigdemont? Para el PP es una declaración de independencia “implícita” mientras que según el PSC no la ha declarado. ¿Un sí pero no? ¿O un no pero sí?

Sin embargo, esa confusión no parece tal leyendo la declaración que han firmado los partidos independentistas, posteriormente, en la que se afirma: Catalunya restaura hoy su plena soberanía, perdida y largamente anhelada, tras décadas de intentar, honestamente y lealmente, la convivencia institucional con los pueblos de la península ibérica. 

Además, recriminan en ese escrito que el Estatuto de Autonomía, aprobado por el Parlamento y el Congreso, y refrendado por la ciudadanía catalana, debía ser el nuevo marco estable y duradero de relación bilateral entre Catalunya y España. Pero fue un acuerdo político roto por la sentencia del Tribunal Constitucional y que hace emerger nuevas reclamaciones ciudadanas.

Ahora bien, cabe preguntarse si también quedan en suspenso estos puntos  de la declaración, si solo se activa el de la voluntad de abrir negociaciones con el estado español, o si no se suspende ningún punto:

  • CONSTITUIMOS la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social.
  • DISPONEMOS la entrada en vigor de la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República.
  • INICIAMOS el proceso constituyente, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante.
  • AFIRMAMOS la voluntad de abrir negociaciones con el estado español, sin condicionantes previos, dirigidas a establecer un régimen de colaboración en beneficio de ambas partes. Las negociaciones deberán ser, necesariamente, en pie de igualdad.
  • HACEMOS un llamamiento a todos y cada uno de los ciudadanos de la República catalana a hacernos dignos de la libertad que nos hemos dado y construir un Estado que traduzca en acción y conducta las inspiraciones colectivas.

Más allá de lo que pongan por escrito, cabrá hacerse varias preguntas: ¿Y ahora qué? ¿Sigue la situación igual de encallada? ¿Aceptará el Gobierno dialogar con la Generalitat? ¿Cómo se interpretará en la prensa la gestión del conflicto por parte de ambas instituciones?

A esta última pregunta sí se puede responder. ABC directamente habla de “chantaje al Gobierno” español. El Mundo también habla de “chantaje” y “farsa” y asegura que Rajoy negocia la respuesta ya con Rivera y Sánchez.

El País habla de “independencia a plazos que prolonga el caos en Cataluña”. También ha sido crítica con las palabras de Puigdemont la portada de La Razón: “Independencia (ahora) en diferido”.

En cuanto a medios extranjeros, Liberation también alude a cómo el Govern “juega” a dilatar los tiempos. The Guardian ya anunciaba la suspensión de los efectos de la DUI en cuanto Puigdemont lo dio a conocer.  Y Financial Times mencionaba esa misma suspensión.

Yéndonos a Cataluña, El Periódico de Cataluña habla directamente de “tiempo muerto”. Para La Vanguardia “Puigdemont suspende la independencia tras anunciarla. Por su parte, el Diari Ara habla de “pausa para el diálogo”.

Con estas pinceladas podemos hacernos una idea del papel que jugarán estas líneas editoriales en la sociedad española y catalana, que no cuestionan (al menos los medios del país) la gestión del gobierno español, el que tiene la mayor responsabilidad en el conflicto por el simple hecho de ser un Gobierno responsable de todos los territorios.

Porque el procés está en procés, no sabemos hacia donde, pero avanzar en alguna dirección.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

*portadas de periódicos y algunas extraídas por @JPBellido

 

Deja un comentario