ANÁLISIS

La solución será política o no será

DSC01765

La política cortoplacista es el origen de lo que hoy estamos sufriendo. Y todo apunta a que la seguiremos sufriendo. La política a corto plazo, sin previsión, la que caracteriza a Rajoy, la de dejar que las cosas se solucionen solas. Y lo peor es que no parece que esta forma de hacer política vaya a cambiar porque ni siquiera tienen en cuenta este diagnóstico.

El caso de Cataluña es un ejemplo clarísimo. La política no ha llegado a tiempo.

Pero no hablo solo de Cataluña. Hablo de quienes viajaron el pasado fin de semana a manifestarse a Madrid para pedir el soterramiento del AVE en Murcia, hablo de quienes en pleno siglo XXI tuvieron que seguir exigiendo ese mismo fin de semana un médico en su pueblo, hablo de todas las consecuencias que estamos sufriendo por la ausencia de una responsabilidad política y, sobre todo, de una política cortoplacista.

El fracaso en la gestión del conflicto catalán por parte del Gobierno de Mariano Rajoy es solo un caso de tantos. Su fracaso se muestra en que nos encontramos con un 155 aplicado e ignorado, una independencia que aún no sabemos cómo se va a aplicar y gran parte del Govern en prisión.

La política a corto plazo se ha demostrado errónea y en el caso de Cataluña, si es que no es demasiado tarde, la política tendrá que adelantarse a escenarios aún peores. Sobre todo si no queremos volver a ver cómo la ultraderecha se toma la justicia por su mano. 

La solución será política o no será. Y si el gobierno de Rajoy aún no lo ha entendido tendrá que empezar a entenderlo porque la justicia no siempre estará de su lado para solucionarle la papeleta.

 

Deja un comentario